domingo, 9 de octubre de 2016

Leunam


Leunam dijo “Me gusta pensar que voy a verte. No sé en que lugar, ni en que estación o circunstancia. No sé si hoy, mañana, en unos años o en alguna otra vida. No sé si siendo niños, jóvenes  o ancianos; en forma de personas, de agua de piedra, flor y tierra o lluvia y cielo. Sólo pensar que voy a verte de algún modo; en algún tiempo en que nuestros destinos coincidan nuevamente. Sólo pienso en eso. Me gusta pensar que voy a verte.”



martes, 27 de septiembre de 2016

La Orfandad


Ya lo veamos venir, había estado menguándole la salud, pero no el ánimo, bueno, a veces un poco, hoy nos queda solo en la memoria pedacitos de su vida convertidos en palabras que logró hilar deliciosamente, como esa cobija de la abuela que se ha venido deshilachado, pero que en el compendio de deberes familiares mi madre, mis hijos y yo sabemos que no debemos de tirar. Objetos que se desvanecen en el aire, solo el tiempo y el recuerdo tienen la facultad de arrebatar en esos casos.  La muerte se lo llevó todido, todito él y su cuerpo.
Somos huérfanos, le dije a aquél, bibliofilico de acento extraño que me robó los suspiros y que me compartía a Dehesa durante la primer parte de la mañana, leerlo y compartirlo, para eso era Dehesa, en el silencio detrás de la línea esa noche entendí que la orfandad, aunque sea compartida duele, emputece, sigue doliendo.


martes, 20 de septiembre de 2016

Gold - Hazme lo que quieras


Hazme lo que quieras. 

Una mujer enamorada sólo encuentra placer cuando ve gozar al hombre que ama. 

                 Frase de la película Carne Trémula




No hay manera en la que conciba un mundo sin música, sin decir a través de letras sonorizadas las expectativas, recuerdos y deseos. El amor y el desamor me producen ese deseo de aderezar el día con ritmos. Con este inicio una lista de canciones adhoc para.... en este caso para amar, y amar bonito, así, rico, con pasión.




martes, 28 de febrero de 2012

I'll Find A Way





Suenan los primeros compases, y cada sonido que hacen las baquetas al tocar suavemente el platillo me hacen imaginar los pasos de la señora Nostalgia que sale al encuentro de la señora Frustrancia, se encuentran en la sala y se ponen a bailar, se abrazan, giran, se separan, se observan y se vuelven a abrazar, las lagrimas ruedan por sus mejillas, se han dado cuenta de su soledad, de su amargura, de su pinche desasosiego, de eso que quema en el pecho y se llama cariño, ese amor guardado en una cajita intentando ocultarlo del Sr Ira, se esconden y juegan detrás del sofá,  la Señora Frustrancia viste una bufanda naranja rasgada por limpiar el llanto, desgarrada del coraje, la Señora Nostalgia cubre las heridas de sus manos, y sus piernas, heridas de una batalla que ella ha ganado noche a noche, pero que no eligió pelear, intenta aquietar su mente, su corazón, se recuesta en las piernas de su amiga y comienza a llorar, llora quedito para no ser descubierta, esperan que amanezca, esperan que no las encuentren, esperan .... y la canción termina ahí, termina donde suena la palabra "again".


domingo, 19 de febrero de 2012

sábado, 28 de enero de 2012

El país de los globos




Todos los domingos por la tarde la más joven de mis tias fungia como mi niñera, tendría yo 5 años, y vivía en un universo en donde todos resultábamos ganadores. En ese entonces mis padres se olvidaban un rato de una niña con demasiadas preguntas y mi tía tenia en mi una excelente chaperora, y yo gratamente cumplía mi velada “función” en las salidas, era yo una personita que era capaz de vender su silencio a cambio de un libro de colorear y un buen paquete de crayolas.

Todos los domingos me compraban un globo, todos los domingos intentaban amarrarlo a mi muñeca, previendo que en cualquier momento lo soltará y comenzará una retalia de preguntas. Pero al fin de cada domingo por la tarde, al bajar del auto, el globo se escapaba de mis manos y al verlo alejarse de mi, comenzaban a orquestarse en mi cabeza las más locas fantasias sobre como seria el pais de los globos, siempre tuve miedo de que un ave fuese a chocar con alguno de ellos, lo tronara con su pico y sufriese un susto terrible, o que algún avión tropezara con él y fuese a estrellarse con un árbol (seamos honestos, si a esta edad no he desarrollado el pensamiento lógico, no esperemos que a los 5 lo tuviera, o si?)

Años pasaron, la física se apareció en mi camino y el pais de los globos dejó de tener sentido, pero que va, a veces cuando voy por el parque y veo a un niño que ve como se le escapa el globo de las manos, no es tristeza lo que hay en sus ojos, no, no no, yo conozco esa mirada…. la conozco… es la complicidad de liberar al globo para que se eleve, para que viaje y llegue a donde pertenece.

Creo que en el fondo todos lo sabiamos, a esa edad todos conociamos el pais de los globos, sólo que ahora nos da pena admitirlo….


El salto cuántico


El salto cuántico

Dícese de la perdida de la noción del tiempo y del lugar en el espacio.

El reloj marca puntualmente las 7 30 de un domingo en primavera, la ley de la normalidad (que ni es ley, y que ni es normal) marca que es tiempo de ver tele abierta, desayunar menudo con Doña Kika, y maldecir al tránsito que te quitó la placa de tu brasilia 78 hace menos de 4 horas, de repente llega una variable no contemplada en este universo caótico, un gas noble que suele encontrársele en una terraza con forma de laboratorio con cortinas de gasa blanca, desde donde se puede ver de cerquita a San Pablo. Ay Diosito!

Y suceden los saltos cuanticos, los días se reducen a 18 horas, y solo queda tiempo para dormir, acariciarse, volver a dormir, y seguirse acariciando.

Los saltos cuánticos se dan cuando al verse a los ojos durante 20 segundos durante un baño con agua caliente y velas pequeñas se convierte en una eternidad.

Escribo para que no se me olvide que algún día lo pensé.