2012

martes, 28 de febrero de 2012

I'll Find A Way





Suenan los primeros compases, y cada sonido que hacen las baquetas al tocar suavemente el platillo me hacen imaginar los pasos de la señora Nostalgia que sale al encuentro de la señora Frustrancia, se encuentran en la sala y se ponen a bailar, se abrazan, giran, se separan, se observan y se vuelven a abrazar, las lagrimas ruedan por sus mejillas, se han dado cuenta de su soledad, de su amargura, de su pinche desasosiego, de eso que quema en el pecho y se llama cariño, ese amor guardado en una cajita intentando ocultarlo del Sr Ira, se esconden y juegan detrás del sofá,  la Señora Frustrancia viste una bufanda naranja rasgada por limpiar el llanto, desgarrada del coraje, la Señora Nostalgia cubre las heridas de sus manos, y sus piernas, heridas de una batalla que ella ha ganado noche a noche, pero que no eligió pelear, intenta aquietar su mente, su corazón, se recuesta en las piernas de su amiga y comienza a llorar, llora quedito para no ser descubierta, esperan que amanezca, esperan que no las encuentren, esperan .... y la canción termina ahí, termina donde suena la palabra "again".


domingo, 19 de febrero de 2012

sábado, 28 de enero de 2012

El país de los globos




Todos los domingos por la tarde la más joven de mis tias fungia como mi niñera, tendría yo 5 años, y vivía en un universo en donde todos resultábamos ganadores. En ese entonces mis padres se olvidaban un rato de una niña con demasiadas preguntas y mi tía tenia en mi una excelente chaperora, y yo gratamente cumplía mi velada “función” en las salidas, era yo una personita que era capaz de vender su silencio a cambio de un libro de colorear y un buen paquete de crayolas.

Todos los domingos me compraban un globo, todos los domingos intentaban amarrarlo a mi muñeca, previendo que en cualquier momento lo soltará y comenzará una retalia de preguntas. Pero al fin de cada domingo por la tarde, al bajar del auto, el globo se escapaba de mis manos y al verlo alejarse de mi, comenzaban a orquestarse en mi cabeza las más locas fantasias sobre como seria el pais de los globos, siempre tuve miedo de que un ave fuese a chocar con alguno de ellos, lo tronara con su pico y sufriese un susto terrible, o que algún avión tropezara con él y fuese a estrellarse con un árbol (seamos honestos, si a esta edad no he desarrollado el pensamiento lógico, no esperemos que a los 5 lo tuviera, o si?)

Años pasaron, la física se apareció en mi camino y el pais de los globos dejó de tener sentido, pero que va, a veces cuando voy por el parque y veo a un niño que ve como se le escapa el globo de las manos, no es tristeza lo que hay en sus ojos, no, no no, yo conozco esa mirada…. la conozco… es la complicidad de liberar al globo para que se eleve, para que viaje y llegue a donde pertenece.

Creo que en el fondo todos lo sabiamos, a esa edad todos conociamos el pais de los globos, sólo que ahora nos da pena admitirlo….


El salto cuántico


El salto cuántico

Dícese de la perdida de la noción del tiempo y del lugar en el espacio.

El reloj marca puntualmente las 7 30 de un domingo en primavera, la ley de la normalidad (que ni es ley, y que ni es normal) marca que es tiempo de ver tele abierta, desayunar menudo con Doña Kika, y maldecir al tránsito que te quitó la placa de tu brasilia 78 hace menos de 4 horas, de repente llega una variable no contemplada en este universo caótico, un gas noble que suele encontrársele en una terraza con forma de laboratorio con cortinas de gasa blanca, desde donde se puede ver de cerquita a San Pablo. Ay Diosito!

Y suceden los saltos cuanticos, los días se reducen a 18 horas, y solo queda tiempo para dormir, acariciarse, volver a dormir, y seguirse acariciando.

Los saltos cuánticos se dan cuando al verse a los ojos durante 20 segundos durante un baño con agua caliente y velas pequeñas se convierte en una eternidad.

Escribo para que no se me olvide que algún día lo pensé.


Un corazón demasiado frágil


Lacon, damita amiga de mi persona tiene la costumbre de iniciar una relación amorosa diciendo “te entrego mi corazón, lo han lastimado mucho, por favor no lo vayas a romper” OB VIA MEN TE ustedes se imaginan que sucede en el inter entre ese momento y que está tirada en su cama llorando y yo acariciándole la cabeza.
Y es que paradojicamente el corazón es un musculo tan fuerte que se quiebra fácil, muy fácilmente.
Eso lo sabe Eva Milinkovic quién hace por encargo estas joyitas de vidrio soplado. Verlas me pareció cautivador. Todo está bien mientras no se rompa, después de eso, no hay manera de pegar. Si tú corazón fuera de un material, qué material sería?
Algo para acompañar

Cementerio de libros


Llorar, los vi ahi, desperdigados en el suelo, sólo eran imagenes, no los toque, no los oli, no senti el peso de sus hojas muertas sobre mis manos, no escucha el aire mover sigilosa y a veces violentamente las páginas de todo ellos, pero si senti la tristeza que ahi se esparcia, salpicaba todo, como la tinta fresca que escurre de la pluma al estampar la firma.

[libros+detroir.jpg]

Estaban ahi, el tiempo habia pasado por ellos, la historia que contenian se habia comenzado a borrar como las pisadas en la arena en una noche húmeda de invierno. Hace poco menos que mi edad, éste era el lugar donde se guardaban los textos escolares, en el deposito municipal de libros escolares de Detroit, pero fue la corrupción local y la indiferencia de las subsecuentes administraciones terminaron por dejarlo en el olvido.

Los vi ahi tirados, quise correr a abrazarlos, a juntarlos, eran libros, ahi, abandonados, tan asi como asi. Las leyes deberían ser más firmes, nunca se le deberia hacer daño a un niño, nunca se le deberia hacer daño a un anciano, nunca se le debaría hacer daño al planeta, pero jamás se le deberia hacer daño a un libro.

Toda la obra completa está aqui

Símetria


“La dualidad es elegir sin renunciar”

SSDL

A eso que tiene lugar como una fugaz representación en el espacio inconmensurable que yo soy, donde creo qeu existo, donde pienso estar.

Al negro y el blanco que se vuelven uno solo cuando cierro los ojos al dormir. A lo dulce de ese vino mezclado con lo salado de tus labios. A lo bueno, por que lo creo bueno y a lo malo, por que lo creo malo. A esa dicotomia que hago del mundo por que aspi creo poderlo entender, aprender, aprehender mejor.

A eso que está arriba cuando está abajo, que es onda, cuando es particula, que es cuando tampoco no es.

A la simetría, de las infinitas cosas que tienen un final.

Bésame, bésame mucho


alegórico, típico, literal, educativo, litúrgico, erótico, dramático.

Quién lo intenta definir entra en un berenjenal del que es seguro que no saldrá bien librado, una camisa de 91949 metros de largo (11 varas), es querer entender con el intelecto lo que es propio de las vísceras , del alma, del espíritu.

A veces lo que hace falta es sólo un plato de caldo caliente cocinado en casa, un baño para cerrar el día y una canción para bailar en la cocina.

Quién quiere/ necesita entender el amor, cuando se duerme en su misma cama?

La vida que viene



Todo mundo debería tener una planta, absolutamente todo mundo debería tener una planta, si la planta a lo largo del tiempo sobrevive, podía intentar cuidar un perro, si el perro muere de viejo y no atropellado, electrocutado, devorado por las pulgas, el parvovirus o abducido debería pensar en una pareja….
Tengo una hojita de una planta, ha crecido sana y fuerte desde el día que la corté, está en la mesita que recibe mis llaves, mi bolsa y mi telefono al llegar a casa, está ahí cuando salgo recién bañana por la mañana, con maquillaje y olor fresco y está ahí tranquilamente para recibirme cuando llego a mitad de la tarde.
No crecerá hoy, ni mañana, ni de aquí al sábado tendrá dos hojitas más, crecerá a su ritmo, a su forma, buscará su camino y estaremos ahí día a día para ir viendo la vida pasar, para ir construyendo un lugar.
No sé si mañana estará, pero hoy sé que está en el mejor lugar donde puede estar.

El hilo negro


Pareciera que no hay nada nuevo bajo el sol, que el hilo negro que teje nuestras vidas solo cambia su intensidad, su grosor, su aroma, su textura, pero sigue siendo el mismo.

Nada nuevo bajo el sol, pareciera que todo ya ha sido dicho, todo ha sido visto, todo es posible.
Que nos queda, colonizar planetas, descubir curas a enfermedades autoinflingidas.
Todo pasa, todo queda.

No he descubierto el hilo negro, pero quisiera con él atar tu mano a mi cintura para nunca más separarme de ti.